viernes, 2 de octubre de 2015

Besos al descuido. (Despidiendo a Dumas)

Todo empezó con un "clack". El que hizo la jaula trampa cuando conseguí accionarla, porque Dumas no tenía fuerza para pisar la plataforma que hace que se cierre la puerta. Bajo la atenta mirada de Antartida00, quien lo vio moribundo bajo un coche y no dudó ni un segundo en ayudarlo.

No ha podido tener una madre mejor, en este aspecto tengo poco que añadir. Cualquier cosa se quedaría corta porque el trato y los cuidados han sido excepcionales. Si algo le agradezco a Antartida00 es haberme hecho partícipe de la vida de este mosquetero que me robó el corazón.

Tan lleno de hongos como estaba, veterinarios y familiares se ponían pesados con lo de no tocarlo sin guantes. Pero cuando estos se despistaban, llenaba su hermosa cara de besos, al descuido. Solo era testigo Antartida00, la única que no me regañaba por no poderme resistir.

La vida es injusta, lo aprendí hace algunos años y he tenido que hacer frente a despedidas que me han roto el corazón.. Teníamos planes para Dumas, planes maravillosos que incluían paseos al rico sol, siestas a la sombra de los olivos, colegas fieles, como son Toribio y Pirata, e incluso alguna historia de amor con Calle o Aitana. Teníamos pendiente una fotografía junto a Turrón, su hermano de sangre. Y teníamos muchísimos más besos que darle.

Pero el destino ha decidido por nosotros y nos lo ha arrebatado de golpe, sin tiempo para asimilar que el chimichurri nunca más me mirará con sus ojos amarillos.

Dicen que vino para enseñarnos algo, pero espero que nosotras también le hayamos enseñado algo a él: lo que es el amor incondicional. Porque os aseguro que ha sido uno de los gatos más queridos que ha venido a este mundo. Por nosotras y por decenas de personas que ni siquiera lo conocían.

Y por desgracia aquí me hallo, dedicándole unas palabras a modo de despedida, cuando preferiría estar haciendo otra cosa. Dándole besos al descuido, por ejemplo.

Espéranos en el arcoiris, Dumi.


3 comentarios:

  1. Precioso!!! Nunca unas palabras desprendieron tanto amor.

    ResponderEliminar
  2. Os estará esperando en el cielo, no hay duda. Dumas, sé feliz, sé todo un señor felis, sé tú mismo.

    Ronroneos, ojitos amarillos...

    ResponderEliminar
  3. Dumas tenías mucha personalidad... Has conmovido a mucha gente que no te conocía, desde luego viniste para enseñar algo.
    Elenakaede

    ResponderEliminar